Métodos anticonceptivos

Métodos anticonceptivos

Conoce más acerca de los métodos anticonceptivos

Leer más...

Control de embarazo

Control de embarazo

¿Sabes todo lo que tienes que hacer mientras estás embarazada?

Leer más...

Higiene íntima

Qué es ILE

La higiene íntima es muy importante para mantenerte saludable

Leer más...

Higiene íntima para la mujer

Higiene Íntima para la mujerSiempre es bueno aprender algunos consejos de buena higiene íntima para las mujeres. Cuando estamos limpias, nos sentimos bien, disfrutamos más de la vida y de nuestra sexualidad. Cuidar de la salud de la vulva y vagina es muy importante, pero hay que saber hacerlo bien, así que revisa estos tips y date cuenta cuáles son los que ya realizas y los que puedes agregar a tu rutina de limpieza.

Lo primero es conocer nuestro cuerpo, la vulva y la vagina no son lo mismo, no deben confundirse. La vulva es el conjunto de los órganos genitales externos de la mujer: clítoris, labios, bulbos, glándulas, uretra y vagina. La vagina es la conexión de los órganos sexuales externos de la mujer con el útero y la vía por donde el bebé es conducido fuera del cuerpo de la madre en el parto. Es también donde el flujo menstrual sale del cuerpo y por donde el pene entra durante las relaciones sexuales.

La piel de los genitales femeninos juega un papel muy importante en esta zona del cuerpo porque nos proporciona sensibilidad, dolor, calor, frío, tacto, presión, protección y placer. Tiene en su superficie millones de orificios y glándulas productoras de grasa y sudor, además de terminaciones nerviosas.

Para cuidar bien de nuestra zona íntima hay que prestar atención al olor, la flora y el flujo vaginal. El flujo vaginal o moco tiene la función de limpiar, hidratar y lubricar y es producido por las glándulas de la vulva. El olor es producido por el sudor, el sebo, las secreciones vaginales, uretrales y menstruales más la descomposición de bacterias. Y mucho cuidado con la flora bacteriana, la que no se debe destruir ya que protege contra otras bacterias patógenas o dañinas, por eso siempre es importante que utilices productos recomendados por tu ginecólogo.